Detrás de El deseo de Nozomu. El primer capítulo que no fue

Detrás de…

[¡Uy! ¡Qué amarilo está este logo! Qué bueno que decidí mejorarlo xD]

Sí, otra vez una pausa. No, no quería. En fin. Debo considerar seriamente aquella estrategia de adelantar capítulos para tener colchón para publicar cada dos semanas o algo así xD [Actualmente hago algo mejor: terminar un arco, revisarlo y publicarlo xD]

Si bien el capítulo 10 [el 18 en la segunda versión] salió el martes de la semana pasada, este viernes tocaba publicar el 11 [correspondiente al 19 y al 20 de la segunda versión] para ir con los tiempos correctos (es decir, retomar la publicación en viernes cada dos semanas); pero otra vez la suerte no me sonrió y tendrán que esperar hasta el 27 de noviembre (si bien nos va) [esta entrada fue publicada originalmente el 13 de noviembre de 2015, por cierto]. Siento las molestias que esto pueda ocasionarle a quienquiera que estuviera esperando encontrar algo nuevo hoy… algo nuevo que no fuera esta entrada, por supuesto.
Bueno, ¿qué puedo dejarles esta vez? Veamos…

Ah, sí, antes de eso:

Nota

La siguiente entrada está centrada en detalles que no salieron en el capítulo 1 de la historia y en otros que sí salieron. Si no has leído dicho capítulo, hazlo antes de ver lo que sigue. Gracias por tu comprensión.
[Nota de la nota: Las líneas entre corchetes insertan notas y aclaraciones que se refieren a la segunda versión. Espero no confundirlos demasiado]

Esta vez quiero hablar un poco sobre el capítulo 1 de la historia.

Resumen express: Maki sale corriendo de su casa porque se le hace tarde para llegar a la escuela luego de buscar y encontrar el collar/colguije/colgante plateado que Daichi le regaló nueve años atrás (es decir, cuando Daichi tenía siete años y Maki, seis. Por cierto, si alguien se preguntó alguna vez sobre la diferencia de edad de ese par, consideren que Daichi nació en junio, que Maki es de agosto, y que el viaje al mundo mágico fue entre septiembre y octubre. A todo esto, sigo sin saber qué calendario escolar manejar para la historia, necesito pensarlo seriamente. Fin del paréntesis enorme) [a estas alturas de la historia, ya decidí que el calendario japonés es más conveniente… digo, si los nombres son de allá, hagamos que lo demás sea un poco más coherente]. Luego de clases, Daichi, Kasumi y Maki van al bazar de objetos raros, Daichi se encuentra la espada, él y Maki son transportados a un mundo distinto y ahí comienza todo este caos doloroso y terrible que ya conocen.

Todo bien hasta ahí salvo por un pequeño detalle: la historia no iba a empezar así.

Un día, cuando saque todo el primer arco corregido en PDF (porque pasará, chance y hasta me animo a sacarlo en ePub), me gustaría incluir este primer capítulo que no fue como material extra bien escrito [quienes están leyendo esto luego de terminar el arco 1, sepa cómo, deben saber que existe una entrada con este material adicional, aunque no es el capítulo 1 alternativo que quería compartir; aunque sigue en pie mi idea de quizá redactarlo algún día]; pero por el momento puedo adelantarles algunas decisiones que tomé a última hora:

  1. Los padres de Maki existen. Porque el mundo sin huérfanos en exceso es mejor. En el original, los padres de Maki viajan o trabajan lejos, o Maki vive sola por circunstancias desconocidas y/o nunca se sabe nada de su familia salvo en las escenas de sus recuerdos. Mientras escribía el inicio, llegué a la conclusión de que dejar a todos huérfanos no era muy sano que digamos (sin contar que, poco antes de comenzar el capítulo 1, leí cierta pregunta que hicieron en ANN sobre la orfandad en el anime [yep, está en inglés]). ¿Qué voy a hacer para manejar este detalle? Tengo un intento de respuesta, pero no me pregunten ahora xD
  2. El amuleto protector no existe. En un principio, el dije de Maki no era un dije ni lo recibió cuando era más pequeña; era un anillo que se probó el día en que ambos entraron a la tienda. Too much “oh, he sido elegida ahora por generación espontánea como mahou shoujo desu”. Pos no.
  3. Relacionado con lo anterior, el amuleto perfecto tampoco existe *Inserte gente indignada aquí*. El objeto original que desencadenó todo fue otro muy relacionado con la afición de Daichi; pero no les voy a decir todo aquí, digo, quiero escribir ese capítulo 1 alternativo (llamémoslo capítulo piloto) y, si les doy hasta el más mínimo detalle, nadie lo va a leer. Dejémoslo simplemente en que el amuleto perfecto no existe en el capítulo piloto.
  4. Kasumi. ¿Qué? ¿Que Kasumi tampoco existe? Siento romper sus ilusiones y la cadena de la negación, pero Kasumi sí existe en el piloto, aunque su participación no es tan activa como lo fue en este original. De hecho, nada más para arruinarles la vida, tengo que confesarles algo: Kasumi no tenía nombre ni peso seguros.
  5. Si se dan cuenta, el resumen del capítulo 1 que hice arriba llega hasta la parte en la que Daichi y Maki son transportados al mundo mágico, así que terminemos con esto por ahora: el viaje al otro mundo no existe *Inserte más gente sorprendida, confundida y frustrada aquí*. Esto puede provocar sentimientos encontrados: algunos pensarán que estuvo bien cambiar de mundo; otros, en cambio, dirán que hubiera sido mejor experimentar con esa propuesta. Lo único que puedo asegurarles es que algunos detalles no cuadraban si lo dejaba como estaba originalmente.

En resumen, hasta lo que llevamos visto, el capítulo piloto es completamente distinto al que terminé escribiendo y publicando como capítulo 1; incluso, apostaría que los caracteres de los personajes hubieran sido diferentes en muchos aspectos, o al menos lo habría sido desde el principio el comportamiento de Maki. Que la protagonista de este arco no sepa qué hacer y que sea un río de dolor, llanto y mocos (bueno, mocos no) es parte del sacrificio, y de alguna manera siento que la hace más humana; después de todo, la imaginé como lo que siempre ha sido aunque no lo parezca: alguien capaz de mover al resto de alguna manera [el arco 3 me dará la razón… creo xD]. Si dirigiera al resto como una líder innata o como una persona que sabe todo sobre magia después de una explicación haría que la historia, a mi ver, siguiera una ruta falsa o, al menos, muy animesca. No digo que esté mal ni que no me guste, sólo digo que no me imagino a Maki tomando la espada sin titubear desde el primer momento, tal vez así se hubiera llevado bien con Hana desde el principio.

Hablando de Hana, el material extra de esta entrada corresponde a su famoso prendedor de cabello:

¡Llegamos al final de esta entrega de “Detrás de El deseo de Nozomu“! Espero que sea la última del año, dejar muchas entradas de este tipo no es muy agradable (bueno, a mí me gusta; pero no quiero condicionar la lectura de nadie).

Saludos y nos leemos en dos semanas o.o^

Capítulo anterior
Capítulo siguiente

Autor: Metzi Lopsalzin

Autora de El deseo de Nozomu. Dibuja bonitas figuras geométricas, pero no cuerpos humanos. Le gustan el café y los conejos.