¡El espantoso Hiatus!

 

Bien, gente, sabíamos que este momento debía llegar. El punto quizá no culminante de esta historia, pero sí el inevitable. El punto muerto en el que no puedo seguir publicando capítulos porque he llegado al límite de aquellos que tenía escritos. ¡Ok, ok! En tiempo real, es decir, hoy 26 de febrero del 2018, en el momento y día en que esta entrada es publicada, todavía queda un capítulo más por ver la luz del día, y que me resistí a colgar la semana pasada para aletargar un poco lo inevitable.

¡¡Pero espera, Kwon!! ¡¿Por qué?! ¿Los he estado engañando todo este tiempo? Es decir, el capítulo de esta semana será el 48, y durante todo este tiempo pudimos ver en cada una de las entradas, en la información del fic, que de hecho había 49 capítulos como parte de un proyecto incompleto. ¡No desesperen, amigos! Hay mucho que explicar, y creo que todas sus preguntas encontrarán respuesta en estas líneas. Pero es tanto que me he visto con la necesidad de escribirles una entrada completita para poder explayarme y explicarles con pelos y señas, cosa que no me sería posible si recurriese nuevamente a una de esas páginas previas que pongo antes de un capítulo cuando quiero comunicar algo de relevancia.

 

Entrenadores Legendarios: El origen.

Hey, no se preocupen. Ese subtítulo es muy escandaloso, parece el nombre chafa del spin-off de este fanfic. No es así, no hay por qué alarmarse. Sólo les quiero contar cómo es que surge esta idea, se los debo, ¿no?

Pasó hace muchos, muchos ayeres. Estábamos en medio de la primer década del nuevo milenio. Eran los tiempos de Fox, de Bush, de Fullmetal Alchemist, el apogeo de las Clamp, de Intel Pentium 3 y la no-guerra entre el Wii, PS3 y el 360. Por aquel entonces los foros de discusión todavía se mantenían vivos, aunque ya no tan fuertes como a finales de los noventas e inicios de los dosmiles. Sin embargo, y sin poder recordar exactamente cómo, yo mismo fui a caer a uno de estos foros. No lo sé, teorizo que quizá fue mi experiencia con los viejos Pikaflash o Animekai. Como sea, fui atraído a este nuevo sitio por, claro, ¡¡sus fanfics!! Los de Pokémon. Entonces era un ávido lector de esos fics shippers incluso aunque no comulgara con las parejas incluídas (sí, soy viejo y por tanto soy Pokéshipper a morir). Quizá no eran las mejores narraciones disponibles, estaban llenas de faltas de ortografía, tenían un horroroso formato de guión teatral, y en general deformaban a los personajes originales olímpicamente, o se inventaban cada cosa completamente ridícula, como que Blaziken usara Extremespeed o que cada Pokémon tuviera mil ataques porque, según ellos, “en el anime así pasaba”. Quizá ni deba contárselos, muchos de ustedes deben estar familiarizados con esto.

Entre este mar de obras y obras, quizá figuraban unos pocos fics que no fueran una excusa del autor para emparejar a sus personajes favoritos. Eran difíciles de encontrar, pero los había. Incluso llegué a leer un par completamente Gore (sí, de Pokémon). Este fenómeno de tomar lo que te gusta y escribir una historia en torno, a tu manera, es una de las mejores cosas que le ha pasado al internet. Tras no mucho tiempo yo mismo quise entrar en este círculo y poder compartir con las personas lo que saliera de mi cabecita. Y así fue como nació este fanfic. No, no tuvo hermanos mayores, ha sido el único fanfic de cualquier cosa que he escrito jamás. En ese entonces ni siquiera tenía internet en mi casa, escribía el capítulo en mi computadora y tenía que ir a cualquier negocio de internet a subirlo. Pero era horrible tener que irme y no poder estar al tanto de lo que mis lectores tenían para decirme (aunque, en comparación, no era un fanfic tan popular). No mucho tiempo después pasó lo obvio, tuve conexión por marcado en mi propio hogar, y podía estar más al tanto de lo que pasaba en el foro a cambio de dejar mi casa completamente incomunicada.

 

Un poquito diferente.

No me quiero jactar terminantemente de nada, porque ni yo me lo creería, así que nada de lo que exprese aquí debe ser tomado como una verdad absoluta, ni que mi fanfic sea único y original, o que sea el mejor de todos. Lo que sí puedo es asegurar, con tantito orgullo, es que lo que estuve escribiendo entonces era un tanto diferente. Los fics shippers que antes me gustaban ahora ya no tenían tanto agrado. Incluso los que me habían cautivado tanto en un tiempo, y que volvía para releer, los veía con otros ojos, habían perdido su magia. Evité a toda costa caer en los lugares comunes, y quise que las personas que lo leyeran se quedaran precisamente porque era algo del tipo que no se ve muy comúnmente. Una de las cosas que implementé, en este afán de distinguirme, fue ilustrar el fanfic. Mis dibujos entonces eran muy feos (aunque tampoco es que los actules me queden perfectos), los personajes distorsionados con muy poca atención a la anatomía, además de que entonces apenas contaba con un escáner bastante rudimentario con el que mis pequeñas obras se transpasaban medio amarillentas y con manchas que ni yo mismo veía. Pero era un esfuerzo que estaba ahí, y que creo que los lectores de entonces pudieron valorar hasta cierto punto. Ahora entiendo que muchas veces quizá sólo trataban de ser amables. Pero ahí están todos esos dibujos, los conservo y aunque con horror y vergüenza, también los veo con mucho cariño (son sentimientos muy encontrados). Es decir (y como aclaré al principio de este párrafo), no estoy asegurando que fui quien inventó esto, el primero que dibujó a los personajes de su fanfic, pero fue algo que en el foro no se había visto, y debo decir que me hizo muy feliz cuando otros escritores llegaron a mí a preguntarme si no me molestaba que ellos intentaran lo mismo.

Incluso pretendí, sin mucho éxito, tratar de implementar en el foro, que hasta entonces era única y exclusivamente de fanfics, una sección para Pokéarts, exhortando a los usuarios a dibujar, a abrir sus temas, a postear sus dibujos y enriquecer y darle diversidad a nuestro foro. Sí, ya lo dije, no fueron muchos, pero hubo respuesta, hubo usuarios que hicieron sus galerías y pusieron ahí sus dibujos. No sé qué tanto haya progresado la idea hasta el día de hoy, y aunque a veces me dan muchas ganas ir a echar un vistazo, creo que ese lugar ya no es para mí.

 

Muchos hiatus y revisiones.

A partir de este punto pasaron cosas importantes en mi vida de internet. A pesar de que el avance del fanfic había sido constante y satisfactorio hasta ese momento (repito, en que me era difícil mantenerme conectado), con el tiempo y los recursos, y un historial de usuario no ejemplar pero sí bueno, me dieron la oportunidad de moderar ese bello foro de Pokémon. No recuerdo cuántos años estuve al frente de él, pero creo que hasta el momento en que renuncié sí fui la persona que más duró en el cargo (desconozco en estos momentos si conservo el récord). Con el tiempo libre que tenía entonces y que tuvo que ser dividido y dedicado a los cargos del foro, el fanfic se vio afectado inminentenmente. A lo largo de mi estancia ahí, el fanfic entró en cuatro diferentes fases de hiatus. Escribía algunos capítulos y lo abandonaba por meses, luego regresaba a él por el cariño que le tenía y por los lectores que, reitero, aunque no eran muchos, también les tenía muchísimo aprecio. Desgraciadamente, las cosas empeoraron mucho cuando mi posición dentro del staff del foro subió y tenía más cosas por las cuales ocuparme. Ahí más o menos se dio el último hiatus, el más importante y el que he venido arrastrando todos estos años.

El abandono no fue total, regresé a republicarlo durante tres veces para poder retomarlo (justo como está sucediendo ahora que lo puse en este blog de la Boom!! y en TMO). Cada una de ellas, quizá con menos lectores o con otros nuevos, le daba una editada al texto original, corregía pequeños huecos en la trama, faltas de ortografía que se me iban, agregaba algunas cosas que me parecían prudentes o quitaba otras tantas, además de que adaptaba ciertas mecánicas de batalla con el metagame de los juegos que, obviamente, también iba evolucionando. Debieron notar que, aunque es un fanfic de 2007, he usado como argumentos cosas como las megaevoluciones (por ejemplo). Así que, de cierto modo, este tiempo también me ha servido no solo para pulir la historia, sino para darle más coherencia en contraste de cómo han avanzado los juegos.

Uff, la de cambios que hubo. Muchos personajes cambiaron de nombre, cosas de su personalidad, o incluso de su indumentaria. Con esta revisión no lo he dicho, y hasta me avergüenza un poco admitirlo en estos momentos, pero para enriquecer este punto con un ejemplo, yo era de esas personas que, entonces, veían lo que Brendan tenía en la cabeza no como un gorro, sino como su cabello. Originalmente, en el fanfic, Brendan tenía el pelo blanco, cosa que cambió con las primeras revisiones para mantenerme apegado al personaje original. Recuerdo cómo, a pesar de que según yo editaba los capítulos, a veces quedaba una que otra referencia por ahí al color del su cabello, cosa que los lectores de entonces no perdían la oportunidad de señalar (Hao, donde quiera que estés, ¡¡gracias!!).

Otro ejemplo. Hay una parte en específico, en el capítulo 16, que no sé si recuerden:

El chiste de los colores de cabello fue cambiado a apuntar que el gorro de Brendan es extraño, originalmente se hablaba que su cabello era de chocolate blanco. Al final cambió a ser chocolate negro y amargo, lo que creo que quedó incluso mejor xD

 

Y llegó la Boom!!

Esto ya lo he repetido varias veces, y quizá ya sepan de qué va. Un amigo del foro y yo tuvimos una idea (por si no hubiesen suficientes cosas ya que me distrajeran más y más de continuar con el fanfic): una revista virtual que publicara cómics o cómics estilo manga, novelas ligeras, que tuviera secciones de interés y que llegara a la gente del foro, que ellos participaran y que ellos la contruyeran. Presenté la idea a la administración del foro, y creo que gracias a la posición que tenía como parte de su staff, me dieron luz verde y así nació una pequeña revista que se llamó DZ Boom!!, y de la cual derivó este proyecto en forma de blog. No estoy para repetirme con la historia de esta revista, ni de todo lo que se logró con ella, pero hay un par de puntos importantes con su llegada que afectaron el avance de mi fanfic (que, repito, sólo veía topes para no avanzar). Primero, el obvio, mientras el amigo en cuestión huyó a la primer oportunidad dejándome al frente de este proyecto (¡¡saludos a Nemo!!). Dirán que no era la gran cosa, la idea no es muy original, internet está repleto de este tipo de intentos mucho mejor trabajados, con obras más profesionales. Y tienen razón, pero hay un argumento a mi favor: por más que busqué revistas virtuales semejantes que gozaran de un ritmo de publicación tan constante como el nuestro, no la encontré. Vi revistas supuestamente mensuales que llegaban a dos o a tres números cuando mucho. Vi algunas que acumulaban el mismo número al año. Pero la boom era diferente, lanzábamos mes tras mes, con uno que otro, muy raro, en que descansábamos. Y no era yo precisamente quien escribía todas las secciones, o quien hacía los diseños que se necesitaban para esta, pero créanme que era un trabajo muy grande y sobre todo estresante, cada número acumulaba entre 150 y 250 páginas. Teníamos un equipo interesado en seguir ahí, y un público que nos buscaba y pedía la revista, y no me arrepiento de lo que se hizo, pero definitivamente el fanfic sufrió mucha más negligencia por mi parte.

El primer punto fue ese, estar al mando de semejante barco. El segundo es que también quise formar parte de una de sus piezas, digamos, más pequeñas pero escenciales: ser autor. Así es, cambién una obra por otra, y mis esfuerzos se vieron enfocados en un cómic estilo manga que publiqué en la revista acumulando trece capítulos en alrededor de tres años (que más tarde pasaría a ser una novela ligera que igualmente publico en este blog, saben de cuál hablo). Del fanfic apenas me acordaba, y aunque quería ir y terminarlo, yo mismo interponía obstáculos para ello. Pero no lo había olvidado del todo.

 

El estado de abandono, retorno al fic y el problema 49

Cuando abandoné el fic originalmente, dejé muy claro a los lectores que estábamos en la fase final de éste. Y quizá estas líneas sirvan para reiterarlo: estamos de cara al final de esta historia. No pretendo saber mucho, o ser el mejor escritor que ha dado el internet, pero personalmente creo que cuando escribes algo así debes tener muy claro qué quieres contar y a dónde quieres llegar. Tener una idea muy generalizada de cómo va a ser tu historia y qué tipo de final va a tener. El final que tengo en la cabeza para el fanfic es algo que no ha cambiado, en escencia, durante todo este tiempo. Y esto va a ser importante para algo que quiero explicar un poco más adelante, sólo me sentía en la necesidad de dejárselos bien claro, estamos en la parte final del fanfic.

Retomando la historia de antes, en esos años en que la revista estuvo activa, fue que regresé al subforo de Pokéfics, a retomar el fanfic (por cuarto intento). Definitivamente no con la regularidad que tuve aquí, pero sí estuve republicando los capítulos hasta que, del mismo modo que en este blog, alcancé el tope de publicación. Algunos de mis antiguos lectores regresaron, más otros nuevos, y yo estaba muy feliz porque a pesar de los años era una historia que no solo yo disfrutaba, sino que también lo hacían las personas que le daban una oportunidad. No eran muchas, pero escuché cosas grandiosas de ellos que me animaban a seguir adelante. Y las ganas por querer terminar esto y dejar satisfechos a muchos simplemente pasó factura. Estaba muy ocupado con más de lo que podía hacerme cargo, pero me aferré a la idea de dejar zanjado este asunto que dio pie a otros tantos. Que la historia de Brendan encontrara el final que tenía pensado, y que yo pudiera seguir adelante con mi consciencia de autor tranquila. El hiatus terminó con la repentina publicación del capítulo 49, que escribió un autor bajo la presión que se puso encima a sí mismo. Aun en estos momentos veo el capítulo 49 y simplemente no puedo dejar de cuestionarme muchas cosas. Cómo era que antes podía incluso darme el lujo de extender la historia al encontrarme con nuevas posibilidades mientras narraba con lujo de detalle, tomando el camino largo, inventando nuevas situaciones para que los personajes atravesaran y postergando el avance de la historia principal con el pretexto de explicar más profundamente ciertos puntos críticos de la trama que en otras circunstancias no habrían sido tocados. El capítulo 49 traicionaba todo eso. Aventé spoiler tras spoiler, revelando todos los argumentos que me había guardado, todos los giros que tenía preparados, porque yo quería que el fanfic terminara ya. Y es un atropello que no se merece. Se merece, como también ustedes, que me siente con calmita a escribir y a divertirme, a lanzar risotadas por leer mis propias estupideces. A estirar la historia como lo hacía antes, a escribir trasfondo que antes no tenía planeado, y por qué no, a inventar nuevas situaciones que me lleven a direcciones que no tenía contempladas.

Porque, finalmente, creo que eso fue lo que ha hecho a esto tan divertido de escribirse, de editarse tantas veces, de no dejarlo morir simplemente; de levantarlo, sacudirle el polvo y aventarlo al mundo una y otra vez porque sigo pensando que si alguien nuevo por ahí, aunque sea solo uno, le da la oportunidad y hace este viaje con los personajes del mismo modo en que yo lo he hecho, entonces todo habrá valido la pena. Todos y cada uno de los días de estos ya más de diez años.

Y por eso, precisamente, es que este nuevo hiatus comienza con el capítulo 48. Porque el 49 no es digno del fic, no es digno de Brendan, pero sobre todo, ¡no es digno de ustedes! Se merecen algo MUCHO mejor.

 

Por quinta vez afuera.

La revista duró tres años, como ya había mencionado. Por asuntos varios que no enlistaré aquí porque no es el espacio para ello, el proyecto encalló y luego de separarnos del foro, fue a revivir a un apartado rincón del internet llamado Blogger, un servicio gratuito de Google que afortunadamente sigue vivo, porque vamos a ser sinceros, así como ya no es la era dorada de los foros, mucho menos lo es para los blogs. Pero fue nuestra ruta de escape, de independencia y de libertad. Desgraciadamente, en su formato de blog, el proyecto no ha visto ni de cerca el éxito que llegó a tener cuando era una revista virtual. Como círculo vicioso, una causa dio pie a una situación que después pasaría a ser la causa de de aquello de lo que fue consecuencia… ¿me entendieron? Yo tampoco, pero se los explicaré más brevemente. Cuando dejamos el foro, los autores estuvieron de acuerdo de jalar con nosotros, ellos, su talento y sus obras. Pero el nuevo formato no prometía éxito, sólo incertidumbre. Con el foro teníamos un público asegurado, y esto fue lo que en principio los llamó a publicar con nosotros. En esta nueva fase, con básicamente ningún nicho al cual llegar, cada uno de ellos se fue bajando del barco hasta que, básicamente, sólo quedamos Metzi (El deseo de Nozomu) y yo (con Destino Dámpel), aunque es digno mencionar que también publica algo DarksXP de vez en cuando, cuando sale de su letargo. El que la boom, en su nueva forma digievolucionada, se quedara sin obras causó que los viejos autores no quisieran regresar, y que los potencialmente nuevos apuntaran sus esfuerzos a otros sitios más prometedores. Sin obras no hay público, sin público no hay autores interesados, y sin autores no hay más obras (ya entienden eso del cículo vicioso?).

Pero claro, por supuesto, como la rata irresponsable y malagradecida que soy, hubo ocasiones en las que dejaba que sólo Metzi, quien es un ángel que cayó del cielo para salvar este proyecto, fuera la única que publicaba su obra. Ella mantuvo viva por sí sola la boom durante grandes espacios de tiempo. Porque yo, aferrado al remaster de la versión gráfica de Destino Dámpel, no avanzaba con los capítulos que debía publicar. ¿Qué podía hacer un simple mortal para apoyar los esfuerzos de ella? ¿Cómo podía yo publicar algo en paralelo para que el blog no se sintiera tan vacío mientras yo pudiera avanzar con Destino Dámpel (que más tarde pasó a convertirse en Novela Ligera en pos de una publicación más regular)? ¡¡Con el fanfic!! Es decir, sí lo había contemplado, pero al principio pensé que no debía ser que pusiera en la boom una obra que, originalmente, no había sido publicada en la revista, ¿o sí? Si no lo habían notado, al final de cada capítulo del fic no hay una página especial que diga “Esta es una obra original de Proyecto Boom!!”, como pasa con DD, porque no lo es, pero… ¡Al diablo! Miren lo que he conseguido, apenas comencé a publicarlo en TMO, sobrepasó rápidamente mi otra obra, cada uno de sus capítulos alcanza una buena cantidad de lecturas, y tiene una de seguidores de quienes estoy muy orgulloso.

Saqué el fanfic por quinta vez del armario con telarañas y oscuro en que lo había arrojado. Y ésta vez será la última, me corto un testículo si no.

 

Sí, sí, qué bonito, pero igual hay Hiatus

Amh, sí. Hay hiatus. No soy digno de su confianza, ni se las pediría, porque ni yo mismo confío en mí. No voy a venir a jurarles que el hiatus va a ser en pos de un regreso triunfal en el que publique semanalmente hasta que el fanfic encuentre un feliz capítulo final, y todos quedemos contentos y satisfechos. Vamos a ser realistas con esta situación. De momento, nuestro escudo inamovible, nuestro pilar de sólido e imperecedero mármol, nuestra muralla de soberbia y resplandeciente plata, nuestro confiable bastión de… bueno, estoy hablando de Metzi. Ella, en estos momentos, está en medio de su descanso inter-arcos (por si no siguen su historia, escribe arcos de alrededor de 30 capítulos, con descanso de meses entre uno y otro). Así que, tristemente, el blog depende de mí de aquí a que ella regresa. Es decir, DE MÍ, ¿sí entienden? Es como si el jefe final de Avengers fuera Hawkeye. Y desgraciadamente no puedo ser como ella (Metzi), quien seguramente ya tiene la mitad de su arco 3 ya escrito. Yo no puedo ser así, tener varios capítulos de colchón por si estoy muy ocupado y no pueda escribir durante una o dos semanas. No, señores, yo soy el típico mexicano que lo termina todo a la mera hora. Vean, mañana debería ser el día de publicación de Destino Dámpel y no he terminado ni la puta portada ni el capítulo. ¡¡No puedo disciplinarme!! Y quiero que mis dos obras convivan estos largos y difíciles meses que tenemos por delante. Para amolarla más, soy un autor muy propenso a terribles y extensas lagunas de inspiración, y por más que me quiero obligar a mí mismo a sentarme y escribir o dibujar, hay veces en que simplemente no sale nada que valga la pena.

Necesito un pequeño espacio de tiempo para poder retomar Entrenadores Legendarios como es debido, sin descuidar mi otra obra. Quizá no vuelva con capítulos semanales, sino quincenales, quizá publique una semana una y la siguiente la otra. Que el foro dependa de mí me pone más presión encima, pero prometo que voy a dar todo de mí para que este último hiatus sea lo más breve posible. ¿Quieren fechas? Estoy apuntando a que no sea más de un mes. Que, a más tardar, en cuatro semanas puedan ver arriba el capítulo 49, y eso como muy poco.

 

¿Y ya es todo? ¿Bye hasta que vuelva el fic?

¡¡Por supuesto que no!! No los voy a abandonar del todo. Este tiempo que vamos a tener vacío va a servir para que pueda reilustrar el asunto. Cada semana (o cada dos en los espacios vacíos), en lugar del capítulo, voy a publicar un par de fichas con descripción, estadísticas e ilustración de los personajes, y si ustedes quisieran, para contestar preguntas que me hagan ya sea por este medio o a través de mi facebook. El próximo lunes no hay capítulo, como saben, pero sí hay fichas uno y dos, que créanme, valen mucho la pena leerse. Si estoy tan seguro de esto es porque en estos momentos puedo asegurarles que ya tengo listas cuatro fichas.

No sé si hubo algún valiente que se quedó a leer todo esto. Si es así, quiero agradecerles infinitamente no solo el haberlo hecho, sino estar siempre tan pendientes de este fanfic. Si te ha hecho reír, si te ha intrigado, si te has divertido con él, yo estoy más que satisfecho. No tengo palabras para agradecerles a cada uno de ustedes su tiempo y sus ganas de seguir leyendo. Si tienes alguna pregunta o comentario, déjala en la sección de comentarios y yo te la contestaré en el capítulo siguiente (que es lo que más puedo ofrecer justo ahora).

 

El capítulo 48 se publica mañana martes 27 de febrero, día de Coco y de Pokémon (es real).

 

 

 

¡¡Gracias por este gran viaje!!

Capítulo anterior
Capítulo siguiente

Autor: Kwonchis

Esta línea está escrita en la página de usuario de Wordpress en el wp-admin, no es lo mismo que la página de autor. En resumen, esto es una prueba.